HUGH PRATHER PALABRAS A MI MISMO PDF

Viven con sus hijos en las colinas de Aptos, en California. Cuando hago algo no acostumbrado mis horas se llena de segundos. Si trabajo pensando en una meta mi vida se convierte en un proceso. Cuando cometo un error experimento algo inesperado.

Author:Vujind Shaktirg
Country:Pacific Islands
Language:English (Spanish)
Genre:Travel
Published (Last):23 September 2005
Pages:387
PDF File Size:11.10 Mb
ePub File Size:9.95 Mb
ISBN:406-1-69264-705-4
Downloads:48375
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Didal



Tal vez no sea demasiado tarde. Ni siquiera la merezco un minuto. Dios lo sabe. Lo que debo hacer es morir ahora. Aceptar la justicia de la muerte y la injusticia de la vida. Mi vida ha sido buena. Fue un presente. Yo soy. Este es un milagro. No he tenido derecho a un solo minuto. Yo elijo aceptar la muerte ahora. Estoy vivo un nuevo d la. No quiero permanecer ajeno a mi quehacer tratando de convencerme de algo que no soy.

No me interesa trabajar por el dinero. Quisiera trabajar por amor a mi trabajo. No deseo vivir para cumplir un objetivo. Todo lo que deseo y necesito hacer es ser fiel a mi propio ritmo.

Ser lo que he de ser. En paz conmigo mismo. Pero ahora soy lo que soy. Comienza cuando en mi mente surge solapado el deseo de llegar a ser alguien. No siem N mpre se puede alcanzar a r la meta a— e logro y la me el eta se excluyen e n mutua amente.. Yo no te Y engo sig gnificad do en el futuro. E suficciente qu Es ue hoy pueda p ser s de va alor parra alguie en. E bastante qu Es ue imporrte algo o ahora.

El tiempo fes cambio. Cuando hago algo no acostumbrado mis horas se llenan de segundos. Lo familiar contiene menos tiempo porque implica menos cambio.

Sostengo un gato dormido entre mis brazos. El premio reside en mis actos, no en sus efectos. Si trabajo pensando en una meta mi vida se convierte en un proceso. El arco iris existe en el presente. Nunca al morir su color es tan hermoso como esperaba. A veces afirmo "yo siempre hago esto" o "nunca hago aquello" como si mi individualidad radicara en estas consistencias triviales. Si mis actos parecen sin finalidad me siento deprimido y enervado.

Esta ausencia de rumbo puede inclinarme a la violencia, a un amor destructivo o al alcohol. Es una resistencia a permanecer en un estado. He pasado gran parte de mi vida tratando de entenderlo. Yo soy todo lo que soy en el presente. El perfeccionismo es una muerte lenta. Algunas veces reacciono frente a mis errores como si me hubiera traicionado. Pero un "error" es un manifiesto de lo que soy, es un bache en el camino que intento, es una advertencia de que no estoy tomando en cuenta mi realidad.

Cuando me parece haber aprendido un modo de vivir, la vida cambia y me deja igual que al comenzar. Yo soy un medio. A veces los hombres en la cima de un hallazgo importante o de un triunfo piensan que su vida no tiene problemas.

Pero no creo que tantas personas tengan la vida suave y armoniosa que sugieren con dulces cautelosas o contenidas palabras. Considero antinatural el que yo los tenga, adopto entonces una apariencia de normalidad.

No hay absolutos para algo tan relativo como la vida humana. Mi problema es analizar la vida, en vez de vivirla. Piensas que debes hacer algo para asir la realidad. No presiones. No te entrometas. Cuando lucho, mi horizonte se estrecha y pierdo oportunidades. Si no veo algo, es como si no existiera. Todo aquel que conoce su interioridad no puede creer en el pensamiento objetivo. Yo rechazo el pensamiento objetivo. Desde entonces he comprendido que los sentimientos se modifican y que puedo contribuir a su cambio.

Se transforman al darme cuenta de ellos. Aceptar la realidad como realidad, es el ahora. No luches con un hecho. Parece que tengo que ponerme en contacto con mis deseos de herir antes de reconocer mi deseo de no herir. Mi potencialidad para el mal es igual a la de cualquier hombre.

A veces me dan ganas de golpear o asustar a mi perro, especialmente cuando se muestra cobarde. Sin embargo, cuando tengo conciencia de tales deseos, en vez de soslayarlos me mantengo atento a ellos, sumergido en su curso. El darme cuenta de esto lo transforma en mi mente. Si antes era. Rechazar mis sentimientos es condenarme por tenerlos.

Mis acciones pueden volverse destructivas cuando condeno o rechazo mi sentir. Cuando niego un sentimiento, no lo destruyo, y pierdo mi capacidad de expresarlo como quiero. Cuando Gayle, mi mujer, se enferma, me molesto, siento ira y luego indiferencia, Me enojo porque ella se pone exigente, me hace perder el tiempo o altera el orden de nuestra vida.

Termino el conflicto suprimiendo todas mis emociones. Es evidente que no me hice responsable de mis actos. Si debo hacerlo no es preciso admitir que lo quiero hacer, o que no lo quiero.

La generosidad recompensa tanto como la avaricia. Si quiero ser yo mismo, debo admitir que le temo. Es posible que exista un miedo natural y sano pero hay una forma de temor que rechazo y al que me resisto a obedecer. Es aquel que me empuja a actuar contra mis sentimientos o incluso antes de saber lo que siento.

Quiero vivir desde dentro hacia afuera no desde fuera hacia adentro. Si mi mujer me abandona, me enojo en lugar de ponerme alerta. Analizar es condenar. Si deseando escribir no escribo, es que no deseo escribir.

Experimento algo en mi vida que es tan tangible que me sorprende que no haya palabras para expresarlo. Se trata del sentimiento de que "ahora es el momento de hacerlo". Mi capacidad de percibir lo que es natural y adecuado hacer, cuando funciona, parece tomar en cuenta acontecimientos futuros.

El temor es fruto de la parte. La palabra "Dios" comienza a tener significado cuando estoy en soledad. Una soledad programada no es nutricia. He descubierto que al estar consciente de lo absolutamente impredecible e inasible que es el futuro inmediato, me es imposible sentirme aburrido. A medida que escribo esto me convenzo de que el aburrimiento es un falso concepto del futuro. No puedo esperar cambios inminentes y permanecer aburrido.

Estoy empezando a percatarme que al estar aburrido creo estar cansado de lo que me rodea, pero en verdad estoy fatigado de mis pensamientos. Un plan elimina el tedio prometiendo un cambio.

Sin embargo si espero y tomo conciencia del flujo de vivencias que ocurren en mi interior, en un momento dado siento un impulso que viene desde adentro y que sin bullicio me dirige hacia un hacer. No siempre es necesario pensar con palabras. Las palabras con frecuencia me impiden actuar en forma plenamente intuitiva.

Sin palabras, generalmente cesan. Tal vez las palabras sean buenas para rememorar, pero son limitadoras cuando necesito actuar en el presente.

Cuando enjuicio a alguien y veo faltas en su conducta mi actitud encierra estos sentimientos: miro al otro como una cosa y no como un conjunto de muchas partes. Me desagrada.

JORGE LUIS BORGES GARDEN OF FORKING PATHS PDF

PALABRAS A MI MISMO

.

KANDA SASHTI KAVASAM LYRICS IN TELUGU PDF

.

Related Articles