EL CAMPO DE GRISELDA GAMBARO PDF

Sin embargo, en su mayor parte, la falta de sentido y el caos de la vida estn relacionados con la inhumanidad del hombre hacia su semejante y con las fuerzas de lo establecido, que lo despojan de sus valores y derechos. A pesar de la importancia de la riqueza de estos sistemas dramticos, no se disminuye el valor de la palabra hasta el punto que recomienda Artaud. Estas son las sutilezas que esperamos delucidar en este estudio con el ejemplo de un drama especfico, El campo,11 obra que expone los sistemas de la brutalidad en las relaciones humanas, con su piedra angular de la duplicidad. La crueldad es la mutilacin de un modo de vivir p.

Author:Zulugor Makinos
Country:Pakistan
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):22 May 2017
Pages:35
PDF File Size:2.48 Mb
ePub File Size:8.95 Mb
ISBN:342-3-81285-603-5
Downloads:98861
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mamuro



Sin embargo, en su mayor parte, la falta de sentido y el caos de la vida estn relacionados con la inhumanidad del hombre hacia su semejante y con las fuerzas de lo establecido, que lo despojan de sus valores y derechos. A pesar de la importancia de la riqueza de estos sistemas dramticos, no se disminuye el valor de la palabra hasta el punto que recomienda Artaud. Estas son las sutilezas que esperamos delucidar en este estudio con el ejemplo de un drama especfico, El campo,11 obra que expone los sistemas de la brutalidad en las relaciones humanas, con su piedra angular de la duplicidad.

La crueldad es la mutilacin de un modo de vivir p. Hay una relacin de poder e impotencia, de agresividad y de pasividad. La diferencia entre el poderoso y el impotente no es simplemente parte de sus personalidades, sino de la situacin misma en que se hallan p. La situacin es de dominio: el victimario persiste en limitar la libertad de movimiento de la vctima.

El verdugo tiene que secuestrar, aislar a la vctima y disponer del tiempo para el proceso de la victimizacin p. Le es importante al verdugo no slo el dolor que causa, sino tambin la autoridad o dominio que ejerce sobre la vida de su vctima p.

VIL Un proceso que termina con el horror, muchas veces empieza con bondadosas intenciones p. La cara de la vctima es el foco central p. La crueldad institucional cubre la cara de la vctima p. La crueldad tiene tres participantes: uno fuerte, uno dbil y uno desconocido p.

La anttesis de la crueldad no es la bondad. El mismo Franco se empea en impedir la labor de Martn y su libertad de movimiento. An ms, el escenario de un campo de concentracin y el uniforme de la Gestapo de Franco encarnan el ambiente amenazador y el aislamiento de los tres personajes principalesel verdugo Franco, la vctima Emma, y el desconocido Martn, tambin futura vctima.

A la supuesta pianista, Emma, se le impide tocar el piano cuando el instrumento no suena en un concierto dirigido y saboteado personalmente por Franco y colectivamente por el pblico de presos y guardias. A travs del drama, la crueldad sicolgica de Franco hacia Emma y los desafos agresivos de los cuales es vctima Martn, se disfrazan de una cortesa y bondad en que palabras, acciones y gestos se contradicen.

La ansiedad de Emma se manifiesta fsicamente en una incontrolable picazn en la piel. Al final del drama, cuando Franco deja que partan Martn y Emma para la casa de aqul, la espuria libertad se trueca en el acoso de ellos, SUMMER 97 "tiernamente" llevado a cabo por un funcionario sonriente, y los enfermeros de Franco que vacunan a Martn.

Lo marcan a hierro, mientras Emma solloza en el rincn, presintiendo la vuelta al campo de dos vctimas, ella y Martn. Ahora nos hace falta explicar la estructuracin de los matices de la crueldad y su evolucin.

Una indagacin del orden paradigmtico de los sistemas dramticos descubre una base comn a la crueldad: la duplicidad en su doble acepcin de "falsedad" y de "calidad de doble. Esta aparente contradiccin ataca cruelmente la sensibilidad de Martn y del pblico. El resultado es un malestar causado por una percepcin resbaladiza de la realidad sensorial.

El hombre que visita el campo, Martn, viste sobretodo, guantes y bufanda, atuendo de innocua connotacin que significa nada ms que sus objetos. Al contrario, Franco "viste uniforme reluciente de la SS y lleva un ltigo sujeto a la mueca" p. Su vestido no significa simplemente el objeto "uniforme," sino que es signo de otros signospoder, autoridad, crueldad, brutalidady an ms, es smbolo de estos signos dentro de un contexto histrico especfico, el nazismo, un contexto necesario para la duplicidad interpretativa de otros fenmenos del drama.

Por qu? Son todos iguales. Pero ste tiene un pasado" p. El rostro de Franco desmiente su vestuario simblico: "Su aspecto no es para nada amenazador, es un hombre joven, de rostro bondadoso" p. Varias veces durante el primer cuadro, las mismas palabras de Franco pretenden negar el significado del uniforme: "Me gusta.

Los gustos hay que drselos en vida. No hago mal a nadie. Estoy desarmado" p. La curiosidad de Martn se manifiesta en su movimiento hacia la ventana puerta , o en su interrogacin de Franco o de Emma. Se le interponen obstculos a Martn cuando Franco, y en cierta ocasin Emma, le prohiben acercarse a la ventana puerta.

Aun cuando consigue mirar afuera, no ve nada, no obstante la persistencia del canto en una ocasin, y en otras la afirmacin que hace Franco de la presencia de los campesinos que Martn no puede ver.

Las respuestas de Franco y Emma a sus preguntas son igualmente insatisfactorias, puesto que le proveen una interpretacin de lo que ha ocurrido fuera de la escena, que Martn y el propio pblico encuentran difcilmente verdica. Cada nudo dramtico de fenmenos externos al escenario desemboca en un vaco para Martn y el espectador: desmiente los sentidos u ofrece una explicacin inverosmil de doble significado.

LA PALABRA Tal vez el sistema en que la duplicidad se arraiga ms descaradamente es el del enunciado en relacin con gestos, acciones, hechos y objetos aparentes, fenmenos fuera del escenario y el proceso mismo de enunciacin. Las contraposiciones de estos niveles desnuda el lenguaje de su mscara social y lo reduce a la hipocresa, a las mentiras, a las conversaciones exentas de comunicacin sincera. Esta duplicidad de la palabra proferida funciona al mximo dentro de dos rbitas, la de Emma y la de Franco.

Emma acepta pasivamente su situacin de vctima y hasta la niega, encubriendo la cruel mutilacin de su vida. De vez en cuando deja escapar un comentario que transparenta su conciencia con una realidad que ella misma falsifica con mentiras y razonamientos. Estos tristes atisbos de conciencia de su victimizacin indican que no est totalmente subyugada ni deshumanizada, y por lo tanto, es capaz de ser rescatada de su condicin nefasta. Ella razona que la picazn es debida a los bichos en la hierba donde estaba tendida o al perro, y sin embargo, se intensifica la picazn a la par con su agitacin frente a Franco, a quien grita "Perro sarnoso!

Como ltimo ejemplo, durante su explicacin de los ruidos de la supuesta "caza de zorros," las palabras de Emma caracterizan su fervor, aunque a las preguntas insistentes de Martn ella suelta unas palabras que describen mejor una caza de personas: "Y el zorro corre, no hace ms que correr.

Apenas una se mueve en la fila, los perros atacan, y el zorro acarrea piedras y no puede ms. Pero si cae, ser el fin. Apasionante, le digo que es apasionante! Y sin embargo, cuando Franco le fuerza a Emma a salir a ver los cadveres de la "caza menor," como lo califica l, Emma retrocede: "Las pobres bestias sangrando y. Emma confa en su verdugo Franco, pero desconfa del posible consuelo que le ofrece Martn.

Es decir, tambin distorsiona y niega lo bondadoso. Por ejemplo, durante el concierto, mientras los presos se burlan de ella, Martn acude en su auxilio, " se libera de la SS, da unos pasos, grita. Djenla tranquila!

EMMA: Por qu hace escndalo ese seor? Que se vaya! Cmo se explica el rechazo de esta protesta solitaria de Martn en medio de la agresin de los SS hacia l y el de los otros presos clamando mecnicamente contra Emma? Esta negacin del auxilio de un desconocido aparece tambin en otros dramas de Gmbaro, Los siameses y El desatino.

Es un fenmeno que se trata de explicar en The Paradox of Cruelty. Los presos estn de pie detrs de los SS, esperando la visita de Himmler, cuando de repente el jefe del grupo descubre que a la chaqueta de Yankel Meisel le faltan unos botones.

Le arrastra ayudado por otros a las barracas donde le pega entre los gritos de protesta de la vctima: Creo que en ese momento todos odibamos a Yankel Meisel, el viejito judo que lo estaba echando a perder todo, que nos estaba buscando problemas a todos con larga y solitaria protesta intil.

A veces, la vctima se culpa a s misma o es culpada por el victimario por una crueldad llevada a cabo por el verdugo mismo. Le pide perdn al verdugo por haber padecido un dolor o una brutalidad que ste le haba causado. Esta dislocacin de culpabilidad surge en otros dramas de Gmbaro.

Veamos un ejemplo en El campo. Emma ha sido dirigida por Franco para que coquetee con Martn, para seducirlo, pero Martn quiere "trabajar y nada ms" p. Por las acotaciones del dramaturgo"en un paroxismo de miedo"y los ruegos de Emma, es obvio que el bienestar de ella y tal vez su vida dependen de esa farsa. A pesar de este poder que ejerce Franco sobre Emma, y del asalto a la voluntad de Martn, Franco hipcritamente cuestiona la negacin de Martn a participar en la seduccin, es decir, en su propia victimizacin, y le pregunta, " dulcemente Dnde se cri?

La vctima Martn pide perdn del agresor Franco. Se reitera el mismo patrn en otras ocasiones del drama. Dentro de la segunda rbita, la agresividad de Franco y sus copartcipes, hay un modelo principal: la accin o enunciado provocador es mitigado por las palabras bondadosas o la actitud tierna y protectora del agresor frente a la vctima.

Emma define la sutileza de esa crueldad cuando la nombra " como si soara Una dulce bondad que atempera las crueldades. Asegura que Franco la cuida "como a la nia de sus ojos" p. De los resultados del "dulce dao" que ejerce Franco, la limitacin de la libertad de movimientos de Martn asegura mejor su poder de victimario.

Aunque hay violencia fsica fuera de escenala caza con ruidos de ametralladoras, el olor a carne quemadaen menor grado la hay en escena y, por lo general, Franco no es el agente de esa violencia.

An en el ltimo cuadro, cuando los enfermeros lo sujetan, lo inyectan y preparan a marcar a hierro a Martn, el elemento mitigador predomina: "lo sostienen con una especie de bondad, uno de ellos saca un pauelo del bolsillo y le seca el sudor de la cara. Emma no se defiende contra los abusos, sino que sucumbe miedosa y dolorosamente.

En cambio, Martn protestaaunque intilmentecontra la crueldad de Franco hacia Emma. En cuanto a s mismo, a veces Martn no hace caso de los mandatos innocuos de Franco: que se quite el sobretodo; otras veces resiste sus desafos a que largue el chicle que mastica. Pero, curiosamente, casi siempre Martn limita su ira a la defensa de Emma y no a los atentados numerosos contra la limitacin de su propia libertad.

Cuando los enfermeros y el funcionario lo acometen al final, reacciona con cierta pasividad, como hizo Emma en otra escena ante el sonido del ltigo: pega un grito tardo y se queda inmvil, casi hipnotizado, vencido. Con algunas notables diferencias, al caer el teln las vctimas de otros dramas de Griselda Gmbaro revelan parecidos gestos y destinos finales: el joven de Las paredes, Alfonso de El desatino, e Ignacio de Los siameses. Apelemos de nuevo a The Paradox of Cruelty, donde Hallie nos sugiere que el dolor es la reaccin ms pasiva ante la brutalidad.

Es el caso de Emma. Luego de mayor protesta es la "ira," el caso de Martn en ciertos momentos. Y por fin, la rebelda activa se concretiza en "venganza.

Padecen una crueldad arraigada en la duplicidad de una bondad daina, una crueldad lenta, insinuante y persistente a todo nivel dramtico. Es la mutilacin del individuo secuestrado y desprovisto de libertad de movimiento y de voluntad de venganza activa.

Hallie sugiere que en parte, la crueldad colectiva esconde la destruccin de la libertad de sus vctimas mediante el empleo del lenguaje.

En El campo, Gmbaro parece estar consciente de los dos mtodos a que alude Hallie: la ocultacin y la abstraccin. En El campo se emplea "la caza de zorros" y la quema de un vaciadero de basuras.

Si se refiere a la vctima como criatura de otra especie, sin calidades individuales ni personalidad diferenciadora, es posible destruirla casi como una abstraccin sin cara, un "Jude," un "Nigger," y en El campo "un judo," "un comunista.

El ttulo es otra ocultacin, un signo multifactico, pero sobre todo, el smbolo de una locura, de una crueldad histrica de proporciones terriblemente mticas. Antonin Artaud insista en que el crimen, el amor, la guerra y la locura no tenan valor en cuanto SUMMER al teatro, sino en relacin al terrible lirismo de los grandes mitos a que asintieron las masas. Gmbaro no pretende sugerir que la crueldad est limitada a un campo de concentracin, ni explicar el proceder desalmado razonablemente, sino exponerla y evocarla repleta de sus complejas contradicciones, sus nefastas sutilezas y sus gradaciones de dulce dao.

Wayne State University Notas 1.

BS 8100 LATTICE TOWERS AND MASTS PDF

EL CAMPO DE GRISELDA GAMBARO PDF

Edited, Translated and with an Introduction by Marguerite Feitlowitz. Sebastian Doggart , Nick Hern Books, One cannot help wondering whether the first audiences for this play would have identified the menacing figures who appear in it with particular political or public faces. On one hand this play is an outcry and a prescient warning about this the misuse of authority and fearful acquiescence before it and on the other a picture of the exploitation, cruelty and even torture that even partners or siblings can inflict upon each other. No reviews are currently available. Selected works in Spanish Madrigal en ciudad. Goyanarte, Buenos Aires,

BUMEDNOTE 6230 PDF

Griselda Gambaro

Teatro y novelas[ editar ] Cuentos Editorial Americaleye. Griselda Gambaro, Ed. Goyanarte, Buenos Aires, El Desatino. Historias cortas.

CIMENTATION DES PUITS PETROLIER PDF

El Campo Gambaro

The new accountant of the corporation. Plays the piano and scratches herself. Plot Act One Scene One Young and attractive Martin shows up at an unidentified corporation and is told by a servant that Frank will soon be joining him to discuss his new occupation. Frank then appears in a Gestapo uniform [5] and states that the only reason he is wearing it is because he enjoys it and he is not harming anyone.

ELECTRODE E6013 PDF

.

Related Articles